Icod de los Vinos

El Drago Milenario es, probablemente, la figura que más identifica a Icod de Los Vinos. Desde luego, es una visita obligada, pero no menos que un recorrido por las callecitas empedradas y las pequeñas plazas y fuentes del corazón del municipio. En la parte alta se encuentra la Cueva del Viento, uno de los mayores tubos volcánicos del mundo.​