Garachico

Sus calles adoquinadas invitan a explorar el corazón del pueblo, sus iglesias y construcciones históricas. Garachico rompe clichés: ¿quién dijo que alguien no puede resurgir de sus cenizas? La erupción del volcán de Trevejo, que lo devastó casi por completo en 1706, solo sirvió para reconstruirlo aún más bello y encantador que antes.​